domingo, 5 de febrero de 2012

EL CUERDO EN EL MANICOMIO


«Dios no existe».
Lo escribió en su muro de Facebook un indonesio, hace unos días. Podría ser condenado a cinco años de cárcel por blasfemo. Alexander Aan, se llama. Edad: 31 años. Funcionario, parece ser.
«Indonesia es un país de mayoría musulmana en el que está permitido profesar seis religiones diferentes, pero el ateísmo no se contempla en los principios del Estado», concluye la noticia de agencia. En ese país el ateísmo es ilegal y, además, el delito de blasfemia está tipificado como tal.
Alexander está a la espera de veredicto. No pintan bien las cosas para él. Hace menos de un año un compatriota suyo cristiano fue condenado a la pena máxima, cinco años, por blasfemar contra el Islam.

Alexander... ¿En qué planeta vives, bendito chiflado?.... 
En los muros se reza a los dioses. Los muros son para lamentarse. A los pies de los muros se muere, los ojos vendados...
Pero en los muros no se escriben esas cosas.

Si nuestro infeliz amigo hubiese escrito «el agua de mar no es salada», nadie habría reparado en él o le habrían dado por loco, loco de atar, tan evidente es que el agua del mar sí es salada. Estaría libre – persiguiendo mariposas, soñando sueños, suyos o de otros, riendo o llorando, quién sabe. La indiferencia se habría comido sus palabras.
Pero, ¡ay!, se le ocurrió escribir algo que podría ser cierto.
Y la verdad es una aventura demasiado arriesgada. Puede que no exista ese dios con “d” mayúscula, ni ningún otro.
Callemos su opinión, entonces. ¡A la cárcel con el cuerdo!

Busco consuelo en la filosofía. Spinoza me lo ofrece, levemente: «La expresión calmada de aquello que se piensa cierto no habría de ser visto por nadie como un peligro. [...] Sin embargo, el uso de la imaginación sin que vaya acompañada del intelecto sí que es una amenaza para el gobierno justo».

Alexander tan sólo expresó algo que él cree ser cierto. Es verdad que muchos no opinan lo mismo. Es verdad que hay otros muchos que, pensando como él, no se atreven a decirlo. Incluso yo mismo, a pesar de considerarme ateo, no sería capaz de una afirmación tan tajante. Me habría extendido algo más. Habría escrito que, dado que no hay ninguna evidencia que apoye la hipótesis de que exista alguno de los miles de dioses que la humanidad ha creado, me inclino a pensar que todos son imaginarios.
Alexander fue rotundo, sí. Pero si alguien no está de acuerdo con él, lo único que tiene que hacer es exponer la hipótesis contraria.
Alexander no merece la cárcel: no es un peligro. Por el contrario, sí es peligroso (¡mucho!) lo que hace su gobierno: anteponer el derecho a ser adorado de un ente cuya existencia es dudosa (como poco) a los derechos universales de las personas (reales, existentes sin duda posible, éstas sí).

Los ateos, por el hecho de serlo, no somos un peligro. Si una persona religiosa afirma con contundencia «tal dios existe», lo más que hacemos los ateos cabales es querer conocer más detalles: «Pero, ¿es dios o diosa? ¿Y cómo estás seguro de que sólo hay uno? ¿Y qué aspecto tiene?... Ah, que es espíritu puro, dices. ¿Bueno, pero cómo lo sabes? Lo reveló un profeta, vale...»
Ahora bien, jamás se nos ocurriría pensar que esa persona devota tiene que ir a la cárcel, ni al manicomio (a pesar de que la afirmación del novelista Robert Pirsig tiene mucho sentido: «si algunos de los dogmas que nos inculcan las religiones nos los intentase hacer creer desde cero una sola persona, la llamaríamos loca»), ni a ningún otro sitio al que no quiera ir. Estaría ejerciendo su derecho a expresar una opinión.

Islam, protestantismo, catolicismo, hinduismo, budismo y confucianismo: ésas son las seis religiones legales en Indonesia.
Así que, si Alexander, en su condición de, pongamos, hinduista, hubiese afirmado estar convencido de que su alma fue antes la de un mosquito; o si, como protestante, hubiese proclamado creer sin vacilación en que su cuerpo, a pesar de haberse convertido en polvo por el paso de los milenios, volverá físicamente a la vida por la gracia de su dios; o si, por ser musulmán dispuesto a convertirse en mártir, hubiese expresado su impaciencia por encontrarse con las 72 vírgenes que le esperan en el paraíso... en todos esos casos habría estado ejerciendo el derecho a expresar dogmas propios de su religión. Y además habría sido aplaudido y reafirmado en sus creencias por millones de los suyos.
Sin embargo, a nuestro pobre amigo se le ocurre decir lo que dijo y ya ven en qué situación se encuentra.

«Bueno, y ¿a quién le importa?», puede estar pensando alguno de Uds. «Ya es mayorcito, el tal Alexander. Ya debería saber cómo se las gastan algunos. C’est bien fait pour lui, que diría un francés. Él se lo ha buscado, por loco. ¡Qué me anda usted contando de un indonesio insensato con la cantidad de gente que sufre en el mundo sin habérselo buscado, sin merecerlo!».
Pues bien, yo dejaría que fuera otro francés, precisamente, quien respondiera. Uno que se llamaba Montesquieu: «Cualquier injusticia contra una sola persona representa una amenaza hacia todas las demás».
Añadiría también, entre paréntesis, que nunca dejará de asombrarme cómo, a pesar de que el sufrimiento y las injusticias están, efectivamente, tan extendidas por el mundo, todavía hay tanta gente que sigue creyendo que ese mundo fue diseñado y es supervisado por un ser infinitamente bueno y misericordioso. Aunque quizá no habría de sorprenderme tanto: por aquí abajo es todo tan incomprensible a veces que no es de extrañar que se fantasee con jefes de cielos donde sólo los justos puedan entrar y porteros de infiernos que castiguen a los que de aquí se irán de rositas.
Pero, sobre todo, completaría mi respuesta diciendo que Alexander Aan no es un loco. ¿Temerario? ¿Valiente? No lo sé: la línea es muy fina. Seguramente sea ambas cosas.

Es fácil declararse ateo en rincones del mundo donde los credos, los cerebros y las leyes han pasado por el filtro de renacimientos, humanismos, ilustraciones, revoluciones científicas... (aunque no crean ustedes, incluso en esos lugares hay personas que al enterarse del ateísmo de uno le miran como si, por el hecho de ser ateo, padeciera algún tipo de tara moral, incluso de tara mental). Pero para llamarse a uno mismo ateo en ciertos países hace falta, sencillamente, valor.
Lo dicho: Alexander es un valiente. O un temerario, de acuerdo, se lo concedo. ¿Loco? No. Eso no. Los muros están para escribir en ellos, si se tiene el coraje suficiente. Y Alexander lo tiene.

Alexander ha utilizado sus sentidos y su intelecto, herramientas que la naturaleza le ha concedido, para sacar una conclusión y exponerla en forma de opinión. Una simple opinión, al fin y al cabo.
Pero puede que esté yo divagando en exceso. Quizá a Alexander lo único que le ocurre es que no confía en padres que no dan la cara.

Mucho ánimo, Alexander. Lo vas a necesitar. Parece que en la cárcel te harán seguir un curso de “reeducación” en la fe musulmana, así que es probable que dentro de cinco años no te reconozca ni la madre que te parió.
En cualquier caso, Alexander, ¡bien hecho!
Los muros también están para derribarlos.
O para verlos caer por su propio peso.

(Hasta dentro de dos domingos, queridos lectores)

10 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Tras leer estos mágníficos aportes que nos trae Clemente, pienso que sean muy importantes para ver, entre la nebulosa, lo que nos impide ver todo aquello en lo que estamos inmersos. Vivimos encorsetados por la política, la sociedad, la economía, las religiones, tanto en Indonesia, como en Laponia, Alemania, España... ¿Donde está la democracia?, ¿Acaso existe? Más bien pareciera una Dictadura encubierta por los poderes públicos e/o las instituciones que tratan de parar el curso natural evolutivo del hombre, dejándonos estancados en un mundo caótico que nos impide avanzar hacia puntos muchos más evolucionados. Los intereses deben ser de mucho peso...
      Gracias Clemente por tu aporte, por hacernos ver entre la niebla estos rayitos de luz.

      Eliminar
    2. Gracias a ti por aportar tu visión, Hipatia.

      Eliminar
  2. El problema en este asunto en mi opinión es la radicalización de posturas, tanto de los que son creyentes y son intransigentes e igual con los que son ateos recalcitrantes (obviamente entre un extremo y otro hay un abanico de posturas mucho más moderadas)
    En el modelo de Estado de España se deja una especie de vacío con lo de la aconfesionalidad que da pie a que ciertas instituciones y colectivos o bien se sientan con derecho de querer imponer su visión, o se victimizan; creo que con Estado laico todo se solucionaría, llamarme soñador.

    Alguna que otra vez lo he comentado, las religiones debieran de ser como los Manes,Lares y los Penates romanos, que cada quien tuviera los suyos(de desear lo) pero que no salieran de la despensa de su casa.

    Felicidades, muy buen texto

    ResponderEliminar
  3. Clemente, amigo, admiro tu perspicacia para hacernos pensar, a la vez que sonreir, y plantearnos circunstancias que siguen ocurriendo en los países más alejados y en nuestras reuniones de vecinos, en las cuestiones religiosas (de forma muy acentuada en algunos sectores de nuestra sociedad) y en nuestros trabajos diarios: la intransigencia, el imponer nuestros criterios como los únicos válidos y despreciar/criticar los distintos (ya si tienes poder no los desprecias, directamente te los cargas, no vaya a ser que otros se pongan a pensar y conquisten ideas propias).
    Genial el apunte traido de Robert Pirsig, a ver quien se "tragaría" ahora los dogmas de fe de cualquier religión presentados desde cero, la reflexión es genial para que se la plantearan muchos inmovilistas religiosos.
    Siempre un placer leerte, AngelyOlga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y siempre un placer leer tu opinión, Angel. Un abrazo.

      Eliminar
  4. Dios sí existe, don Quijote también, lo mismo que Caperucita Roja, Julian Sorel, Óscar Matzerath, Lucecita, la abeja Maya, Dumbo, etcétera, etcétera.
    ¿Qué nos dirían si nos pusiésemos a buscar la cesta de Caperucita Roja, o los restos de Rocinante, o el tambor de hojalata de Óscar? ... Sin comentarios.
    Todos conocéis los restos (reliquias) que nos han dejado los insignes fantasmas de la mitología cristiana. Sin comentarios.

    ResponderEliminar
  5. dios no existe.
    Clemente escribió: "Incluso yo mismo, a pesar de considerarme ateo, no sería capaz de una afirmación tan tajante. Me habría extendido algo más. Habría escrito que, dado que no hay ninguna evidencia que apoye la hipótesis de que exista alguno de los miles de dioses que la humanidad ha creado, me inclino a pensar que todos son imaginarios."

    Estimado Clemente, para afirmar que eres ateo requieres de analizar y profundizar dicho concepto, por tal razón te invito a caminar por el largo y sinuoso camino de ti mismo y conocerte antes de pretender conocer a otros como a Alexander o los creyentes.
    Si estás dispuesto y no tienes MIEDO de aceptar tus errores, te espero en la siguiente dirección: http://faac.foros-phpbb.es/ en donde estoy seguro que aprenderemos lo que realmente es un ateo.
    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  6. Existe la "verdad" subjetiva ( producto de la alineación sistemática inducida por las religiones desde la infancia de las personas ), dicha "verdad" es defendida ardorosamente por quienes creen en ella, por tanto, quien llegase a cuestionar sus enunciados es considerado un peligro y reprimido con más o menos severidad dependiendo del lugar geográfico donde se encuentre.

    Gracias Clemente por tus excelentes aportes que van encaminados hacia una real aproximación hacia la Verdad entendida como un entendimiento objetivo de la realidad.

    ResponderEliminar