viernes, 30 de marzo de 2012

¿POR QUÉ UN ATEO HABLA TANTO DE DIOSES?


«Los ateos me aburren: siempre están hablando de Dios». Lo escribió Heinrich Böll en su novela Opiniones de un payaso. El protagonista es ateo y de profesión payaso: muy propio de la fina ironía del católico Böll. Nadie se libraba de la causticidad del escritor alemán.

«¿Será cierto que los ateos estamos siempre hablando de dioses?», me da por cuestionarme. «Y, si es así, ¿por qué?».
            La primera pregunta es sencilla de responder. No, no es cierto que sea siempre y –sobre todo– no es cierto que todos los ateos hablemos sobre dioses. La mayoría no lo hace: es el suyo un ateísmo silencioso.
Así que me parece justo que, tratando de responder a la segunda pregunta, hable sólo por mí, ya que, por otra parte, no soy nadie para erigirme en portavoz de otros.

¿Por qué yo hablo tanto de dioses? Alguien que lee este blog cree conocer la respuesta, ya que me dejó el siguiente comentario: «En el fondo, debes de tener una búsqueda de Dios muy profunda, si es que tanto te importa».
            No, no se trata de eso, estimado lector o lectora. Tengo clara mi no-fe, aunque dejando siempre la puerta abierta, por supuesto, a que puedo estar equivocado: en el momento en que cualquier prueba, indicio o sospecha me haga barruntar que existe en los cielos algún ente sobrenatural, reconsideraré de inmediato mi opinión. Entretanto, seguiré intentando entender por qué, si Dios me creó a su imagen y semejanza, no soy yo invisible.

Se trata de una búsqueda, eso sí es cierto. Pero una búsqueda de conocimiento. Nunca nada me ha parecido tan cautivador como tratar de comprender al ser humano. Siempre me ha apasionado cualquier cuestión relacionada con esa búsqueda de saber por qué hacemos lo que hacemos o por qué creemos lo que creemos.
            Y en esa búsqueda, en ese intento de encontrar respuestas a mis preguntas, las creencias religiosas siempre se me han presentado como un tremendo enigma. Está bien, entiendo que responden a necesidades emocionales más allá de cualquier cuestionamiento racional, y entiendo también que para muchas personas los dioses son como ideas innatas, dado lo agresivo del adoctrinamiento que sufrieron en su infancia, pero, de todas formas... ¿Cómo tanta gente –la mayoría de la población mundial, de hecho– puede seguir creyendo ciertas cosas?
            Esa misma pregunta se la hacía George Carlin, otro cáustico. Carlin viene especialmente al caso para este artículo ya que también se trata –como el protagonista de la novela de Böll– de un payaso. Es, incluso después de muerto, uno de los cómicos más conocidos de Norteamérica. Sus palabras expresan fielmente mi propia fascinación, mi asombro, mi pasmo, ante el predicamento que siguen teniendo las religiones, incluso entre personas cultas: «La religión ha convencido realmente a la gente de que, viviendo en el cielo, hay un hombre invisible que contempla todo lo que haces en cada minuto de cada día de tu vida. Y de que tiene una lista de diez cosas que no quiere que hagas. Y de que si haces cualquiera de esas cosas tiene un lugar especial lleno de fuego, humo, cenizas y tormentos al que te enviará para sufrir, arder, gritar y llorar para siempre hasta el final de los tiempos... Pero te ama».

¿Por qué hablo tanto de religiones? Pues, además de porque busco respuestas para mi asombro, también hablo de religiones sencillamente porque sus creencias infundadas nos gobiernan a todos. Legítima defensa, podríamos llamarlo. Las religiones me importan porque siguen interviniendo en muchos aspectos de la vida de cualquiera, aunque ese cualquiera no crea en ningún dios. La lista daría para cien artículos...
Para empezar, la mayor parte de las religiones, especialmente los tres grandes monoteísmos, siguen siendo la principal fuerza de oposición a que se reconozca sin tapujos la igualdad de derechos entre seres humanos, independientemente de si se es varón o hembra (el desfase entre el avance de los derechos civiles de las mujeres y cómo son tratadas por las religiones clama a todos los cielos), de la orientación sexual (repito respecto a los homosexuales lo dicho sobre las mujeres en el paréntesis anterior) y del credo de cada uno, por ejemplo. Esto último es lo más caricaturesco de todo: son las propias religiones y no el ateísmo (los ateos, por lo general, defendemos sin tibieza estados laicos garantes de la libertad de culto) las que más obstáculos ponen a la libertad para profesar otras religiones.
También nos afectan a todos las creencias religiosas porque siguen siendo una de las causas más explicativas de los conflictos vivos en el mundo.
Podemos seguir con nuestra lista hablando de su negativa frontal por defecto a cualquier cosa que huela a progreso y a avance científico. Me cuesta horrores, por ejemplo, entender esa oposición cerril a la selección genética con vistas a que un hermano por venir pueda salvar a otro ya existente y enfermo. No me cuesta ningún esfuerzo, por el contrario, ponerme en el lugar de los padres. En eso deberían quizá insistir más las religiones, en ponerse en el lugar del otro, y no en el ciego acatamiento de unos dogmas dictados por gentes que, nacidas hace miles de años, no podían encontrar para sus preguntas existenciales mejor explicación que ésta: hay en el cielo unos dioses todopoderosos que, aburridos, crearon a capricho criaturas para después poder entretenerse contemplando su sufrimiento; pero si les adoramos con sumisión y rezamos con la bastante fuerza, pueden interceder para aliviarnos ocasionalmente de esos pesares que ellos mismos crearon. Rocambolesco.
Y ¿qué tiene de malo usar un condón? ¿Pero qué tiene de moralmente malo? Necesito imperiosamente que alguien me lo explique, porque, de no ser así, un día me estallará la sesera. Pero que me lo explique con razonamientos del siglo XXI, si no es mucho pedir. Que no me diga que su dios así lo quiere.
Y, de paso, que me explique también por qué unas personas que eligieron la castidad para sus vidas se creen capacitadas para enseñar ex catedra a las más jóvenes qué prácticas sexuales son correctas y cuáles no.
          Y no me sirve que me digan que todas esas cosas se enseñan sólo a niños católicos, o sólo a niños de tal religión o de tal otra. Porque los niños deberían ser tratados como lo que son: sólo niños, no como niños cristianos, niños judíos, niños musulmanes... Precisamente, si no se les adoctrinara desde tan jóvenes a creer los sinsentidos propios de la religión de sus familias, si las religiones pudieran ser elegidas como una opción personal al llegar a la mayoría de edad, tendría yo mucho menos que decir sobre dioses y religiones.

¿Por qué algunos ateos hablamos tanto de dioses? Pues quizá porque somos los que nos tomamos esto realmente en serio.
Le cedo la palabra, para que explique lo que quiero decir, al filósofo inglés Galen Strawson: «Creer en Dios es un insulto a Dios. Porque, por un lado, creer en él supone acusarle de haber perpetrado actos de una crueldad extrema. Y porque, por otro lado, creer en él implica suponer que, perversamente, ha dotado a las criaturas humanas de un instrumento –el intelecto– que inevitablemente les lleva [...] a negar su existencia. Es tentador concluir que, si existe, será a los ateos a los que más ame [...] Porque son ellos los que más en serio se lo han tomado».
Ironías de la vida.

Les espero por aquí dentro de dos fines de semana.

57 comentarios:

  1. Todos los comentarios serán bienvenidos. Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Excelente artículo Clemente. Saludos desde Catalunya.

      Eliminar
    2. Hola Clemente, te cuento mi opinión. No soy ateo, soy agnóstico, pero respeto todas las creencias que me respetan a mí. Tienes razón, solo nos tomamos en serio las religiones quienes queremos saber, no se las toman en serio (no se plantean nada) porque simplemente necesitan ceer, sin más.
      Creo recordar que en "Agora", nuestra Hipatia decia a uno de sus antiguos alumnos "Yo debo dudar, tu no puedes".
      Seguro que no me replantearé mi militancia laicista en "Europa Laica" cuándo dejemos de pagarle el culto a los católicos, pero dejará nos más tranquilos a muchos ciudadanos
      Un abrazo.

      Eliminar
    3. hola! muy buena la nota, soy de la plata, bs as, y a mi tb siempre me dicen que vivo hablando de dios, aunque soy ateo, yo creo que hay ciertas personas en el mundo q nacimos en un tiempo-espacio equivocado, y realmente creo que la gente religiosa, devota y cegada por la fe, en parte no puede ver mas alla, su mente esta bloqueada, cerrada, de alguna manera no comprende su existencia mas alla de un dios creador, lamentable pero real. No estoy diciendo que los ateos seamos mas inteligentes, pero creo q estamos en otro nivel mental, que los religiosos no pueden entender. saludos!!!!

      Eliminar
    4. Es muy burocrático el tema, flaco... Prefiero seguir ateo.

      Eliminar
  2. Hablas por muchos de nosotros Clemente, y con palabras tan claras como certeras. Impecable y con excelente humor. Un abrazo desde Venezuela: Profesor Carlos Millán.

    ResponderEliminar
  3. Maravilloso texto,no soy ATÉO,tengo fé en CRISTO...TENGO AMI DIOS... sALUDOS , ME GUSTÓ TU ARTÍCULO,esta pregunta siempre me la hice, ¿Por qué los ATEOS no dejan en PAZ a DIOS ?.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, tal vez debas preguntarte porqué DIOS no nos deja en PAZ a nosotros los HUMANOS...
      Digo... después de todo, con un chasquido de dedos podría darle paz al mundo.
      La verdad es que a Dios (si existe) no le importa la humanidad... Si es que el nos creó, nos creó para su morbosa diversión.
      Nos dio libre albedrío para que hagamos lo que quisiéramos, y después nos dijo que no comiéramos del árbol del conocimiento del bien y el mal. Eso quiere decir que antes de comer esa maldita manzana, los humanos no tenían el conocimiento para saber que desobedecer a DIOS era algo malo.
      En su omnisciencia sabia todo lo que iba a pasar, y estaba ahí mirando cuando paso, y lo disfrutó a cada paso.
      Solo necesitaba una excusa para hacernos sufrir.
      Todo este universo no es mas que su propio teatro cósmico de comedia y tragedia, en el que nuestro papel es siempre el de una marioneta del destino. Tal como dice uno que es mas sabio por ser viejo: Él pone las reglas en oposición... Mira, pero no toques... Toca, pero no pruebes... Prueba, pero no tragues... Y mientras estamos acá sufriendo, él está allá arriba descostillándose de la riza al ver como morimos de hambre, nos matamos mutuamente, y sucumbimos en el sufrimiento y la opresión de los poderosos que pisotean a la humanidad.
      Y si somos malos es porque Dios nos hizo así... Somos malos porque Dios nos hizo a su imagen y semejanza. Somos malos porque Dios es malo. Él es el mayor de todos los males... Mas gente a muerto en nombre de Dios que por cualquier otro motivo.
      Así que en cuanto a tu pregunta "¿Porque los ATEOS no dejan en PAZ a DIOS?"... La respuesta es "porque él empezó".

      Y como me la re banco con mi postura no te firmo como anónimo.

      Eliminar
    2. Hola. La verdad es que nadie puede decir que los ateos hablemos de dios. Si eres sincero lo que escuchas de los ateos es la necesidad de explicar como las personas ¡vivimos en un mundo sin dioses! Y que según nuestra existencia no tenemos la necesidad de negar nada, porque "no se puede negar lo que no existe". En realidad el único que puede negar a dios es un creyente. El ateo entiende que ese ser todopoderoso y omnipotente es algo creado por el hombre y no negamos LA IDEA DE DIOS porque la idea es real, ya que solo los humanos la podíamos crear. ¡¡No podemos dejar de hablar de las creencias humanas!! Pero no es lo mismo que hablar de dios. Las personas creyentes dicen que hablamos de dios... pero no me queda claro, si lo dicen porque no pueden captar el verdadero sentido del razonamiento nuestro; y la aptitud atea. O, si lo dicen para ofender. En cualquier caso falta a la verdad. ¡Nunca estamos hablando de dios! ...¡no se puede hablar de dios!!! ¿cómo podríamos? para eso habría que conocerle.

      Eliminar
    3. hahaha esa respuesta es un plagio de la película el abogado del diablo, que triste...

      Eliminar
  4. Los dogmas religiosos no avanzan, no progresan, no cuestionan. Su pensamiento critico quedó estancado hace siglos atrás y aún asi, se creen con la autoridad moral para imponer sus retrogadas ideas a la sociedad. Relativizan y ridiculizan la evolucion de las especies sólo porque no coinciden con sus creencias y siendo que a la luz de los hechos NO SESGADOS, se nos presenta como una evidencia irrefutable. Esto lleva a que la gente siga creyendo en mitologias para explicarse el origen de la vida, el auto engaño y, en definitiva, a que suspendan su pensamiento critico para que sean manipulados en cualquier orden de cosas. ¿Por que es malo ser homosexual? ¿Objetivamente es mejor discriminar y asesinar homosexuales, antes que respetar el derecho a la vida y a la libertad de cada individuo? Los religiosos santifican su perversa etica para darle un caracter de intocable a sus pensamientos magicos, pero carecen de total y absoluta credibilidad.
    Si nosotros como ciudadanos respetamos que ellos crean en seres invisibles y altamente inviables de existir, ¿por que ellos desde su estrado censuran y no respetan la libertad del ciudadano? Ni entre las ramas cristianas y abrahamicas se ponen de acuerdo sobre cómo coinciliarse entre si, ¿y vienen a decirnos a nosotros cómo debemos pensar y actuar? ¿Qué autoridad moral, fuera de dios, les da derecho? NADA. Se escudan tras su amigo amigo precisamente para extrapolar sus delirios a todo mundo, para contagiarnos con su virus patológico y hacernoss creer a todos que los angeles y los demonios y los dioses y las virgenes y los santos son seres moralizantes que nos censuran desde el cielo y ellos, como fieles e irreflexivos representantes, nos censuran a nosotros. Allá ellos con su idealismo y desiquilibrio mental, nosotros tenemos los pies en la tierra y buscamos comprender la realidad a traves de caminos lógicos, basados en la experiencia directa, el sentido común y la empatía.

    Saludos desde Chile, Clemente.

    ResponderEliminar
  5. Yo tambien hablo de Dioses... porque soy una persona integra, sincera y con una moralidad mas alta que los demás. Y para mi, la verdad, es mas sagrada que todos los dioses juntos . Desde esa perspectiva, la religión me parece la mentira y la estafa mas grande, mas veces contada y que a mas gente ha engañado de todo la historia de la humanidad. Y, por tanto, la religión es un ataque frontal a mis valores fundamentales.

    ResponderEliminar
  6. Yo hablo de los dioses porque veo que hay muchos millones de personas que por su buena fe son constantemente engañados por las mafias de las religiones,cuyo poder político, económico y social se ha ido generando y multiplicando a partir de esos engaños. Si toda esa mafia no mintiese y adoctrinase con sus mentiras a los niños inocentes, si no fueran tan hipócritas, los filósofos nos dedicaríamos a desmitificar otros temas sobre los que también se han montado muchas otras mentiras.
    Pero yo hace ya muchos años que SÉ QUE NO HAY NINGÚN DIOS. Y mucho menos un Dios que castigue con el fuego eterno o un Dios en el que haya que poner todas las esperanzas, aceptando que aquí los capitalistas, con la complicidad de las jerarquías de todas las religiones -y en especial de la católica-, pisoteen al pueblo por los siglos de los siglos.

    ResponderEliminar
  7. Clemente me gusta todo lo que escribes y ese post es maravilloso, yo pienso lo mismo, y he comprobado que quien es religioso, creyente, a ellos no interesa averiguar si es o no verdadero la existencia de Dios, y ademàs, la mayoria non sabe porquè cree. Pienso porquè tienen miedo de encontrar pruebas de la no existencia de Dios, que todo es una fabula, y por eso pondrian tener una desilusiòn para haber creido en algo que non existe.Buenas noches y un saludo carinoso. Monica

    ResponderEliminar
  8. Clemente, no dejes de escribir sobre dioses. La versión que describes, oprimida durante siglos, merece ser conocida.
    Gracias

    ResponderEliminar
  9. Coincido totalmente contigo e n lo del adoctrinamiento infantil. Por eso todas las religiones quieren tener acceso temprano a las permeables mentes de las niñas y los niños desde lo más pequeños posible.

    ResponderEliminar
  10. excelente artículo, me encanto ...... recordad que gracias al catolicismo España quedó atrasado en cuanto a los avances científicos , artísticos y demás en la Edad Media . y dejo de ser una gran potencia. y ojala pudiésemos escoger nuestra religión o forma de pensar por nosotros mismos.

    saludos desde Panamá. :)

    ResponderEliminar
  11. Que gusto da leerte... y que bien haces a la humanidad y que bien me haces a mi. Es un placer leer algo cuerdo cuando a uno le ha tocado vivir entre tantas mentes delirantes o entre tantos dudosos o cobardes.

    ResponderEliminar
  12. No soy atea porque creo, tal vez infundadamente, que hay vida despues de la muerte. SEGURAMENTE LO CREO PORQUE NECESITO CREERLO.pERO NO CREO NADA MAS, SOY ANTICLERICAL Y PIENSO MAL DE TODOS LOS SACERDOTES, SEAN CURAS, PASTORES, IMANES, LAMAS... y MÁS AUN DE SUS PAPAS, POPES, GRAN LAMA, AYATOLÁS, ETC--- mE LLAMO mARIA pILAR gUTIERREZ.

    ResponderEliminar
  13. Es un gusto leerte, me encantan tus fundamentos y comparto tu no-creencia, esa de que no hay que cerrarse, pero mientras no lo prueben no lo creeré.

    saludos desde Chile

    ResponderEliminar
  14. Los que pomposamente se hacen llamar ateos y se la pasan hablando de dios, es porque no son realmente ateos.
    Tal vez sean CREYENTES RESENTIDOS con su dios, porque no les satisfizo alguna petición.
    Tal vez sean CREYENTES RENEGADOS que cometieron algun ilícito en su iglesia y fueron rechazados.
    Tal vez sean ADOLESCENTES REBELDES que se rebelan contra la imposición religiosa de sus padres.
    Tal vez sean AGNOSTICOS sumidos en su miserable y permanente duda.
    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ... o tal vez son HUMILDES HUMANOS en busca del saber, intentando que la fe complemente (suponiendo que ese complemento sea útil) y no sustituya al conocimiento.
      Saludos igualmente cordiales.

      Eliminar
    2. O tal vez, quizá tal vez, sea que los ateos y agnósticos se han atrevido a ver más allá de lo que los creyentes se han conformado con saber. Si en tu caso te has pasado por la posibilidad de cuestionar a tu Dios y aún así sigues creyendo en su existencia pues te felicito, porque al menos te tomaste la molestia de quitarte el casco de “creyente” al menos una vez en la vida. Si no lo has hecho nunca y hablas desde tu limitada y condicionada concepción de “Dios” (según la religión que profesas) no tienes argumentos válidos para aseverar lo que dices.
      Saludos cordialísimos!
      @raguniano

      Eliminar
    3. Tal vez los creyentes resentidos con su dios porque no les satisfizo alguna petición se pasen a su polo opuesto, al satanismo como adoración religiosa a un antidios.

      Tal vez los creyentes renegados que cometieron algún ilícito en su Iglesia y fueron rechazados se conviertan en apóstatas pasándose a una religión de la competencia.

      Tal vez los adolescentes rebeldes que se rebelan contra la imposición religiosa de sus padres se hagan indiferentes a la cuestión religiosa.

      En cuanto a los agnósticos, no son más que ateos políticamente correctos.

      Como podrás observar, en tu argumento bipolar no caben tus respuestas, puesto que un anticatólico no tiene por qué ser necesariamente ateo, perfectamente cabe en esa definición un protestante.

      Saludos

      Eliminar
    4. q extraño q tu Nick sea "Libre y Soberano" no me cierra...

      Eliminar
    5. Increíblemente lúcida la paráfrasis de don Pepe Ruiz. Me adhiero a ella completamente. Le agregaría, solamente, que "esa miserable y permanente duda" que menciona el señor "Libre y Soberano", que por lo visto dista mucho de ser libre o soberano en lo que a su pensamiento se refiere, esa miserable y permanente duda ha sido el motor creador de todo el pensamiento humano, especialmente el pensamiento científico. Ha sido la capacidad de algunos seres humanos con la honestidad intelectual necesaria para tener muchas miserables dudas, por ejemplo: será cierto que había un hombre-dios que expulsaba a un demonio que causaba la epilepsia?¿no habrá otras causa de esa enfermedad en vez de cuentos fabulosos de demonios? A esos hombres capaces de dudar de las “verdades” establecidas por iluminados como inmutables, les debemos mucho. Por otra parte, el verdadero pensamiento libre y soberano, lo es gracias a su renuncia a los mitos, o a los dioses que es igual. Qué bien! Que no falten esas miserables y permanentes dudas!

      Eliminar
  15. Excelente. Felicitaciones pro tu claresa de pensamiento y expresión.!
    Un super abrazo desde São Paulo

    ResponderEliminar
  16. Libre y Soberano tiene un "despiste y un engaño total, de porque algunos somos Ateos.

    Solo me provoca,Risa!!!

    ResponderEliminar
  17. De acuerdo con el articulo y con el comentarista Antonio Garcia Ninet.
    Clara explicacion de "Por que los Ateos Hablamos de Dioses"

    ResponderEliminar
  18. Me parece que es muy fácil generalizar y llegar a conclusiones precipitadas por medio del ateísmo así como la ciencia moderna. Personalmente creo que hay una inteligencia que le da forma a esta realidad pero nada tiene que ver con lo que nos cuentan las instituciones con mas adeptos. Hay mucho en la naturaleza que desconocemos y fenómenos por descubrir todavía.

    ResponderEliminar
  19. ¿Conoceis algun creyente que lo sea despues de, una vez adulto analizar todas las creencias y por voluntad propia escoger la que mas le haya gustado?... Yo no... Y conozco miles de creyentes. El 99,9999999 % de creyentes lo son porque son borreguitos que han absorbido lo que les han dado durante su infancia. Al 99, 9999999% de esos creyentes les han lavado el cerebro y les han convertido en soldaditos de una secta durante esa edad que no podían pensar ni razonar y donde eres vulnerable de creerte hasta cuentos tan imposibles como los reyes magos. No dudeis agnosticos, no dudeis ateos, la religión es un virus que contamina las mentes de la gente durante la infancia y que , por miedo, algunos jamas se atreven deshechar. La religión es un virus maligno que uno solo puede desprender de su disco duro con valentia. Y eso es lo que escasea. Sobra miedo y falta valentía. Porque para ser ateo no solo hace falta ser racional y honesto con uno mismo. Para ser ateo hace falta ser valiente y muy rebelde para enfrentarse a la familia y a esa sociedad lleno de enfermos mentales con mentes delirantes o hipocritas que pretender creer lo que no creen y que son la gran mayoría de gente de nuestro alrededor.

    ResponderEliminar
  20. Totalmente de acuerdo Carolina. Has dado en el clavo.

    ResponderEliminar
  21. Impecable artículo, Clemente, como siempre. A la pregunta ¿Por qué los ateos hablamos tanto de dioses? Yo añadiría ¿Y por qué no? En primer lugar, porque o bien fuimos creyentes (o nos educaron para serlo) o bien la curiosidad nos hizo acercarnos a la religión para conocerla y una vez conocida... La desechamos de nuestras vidas por considerarla incongruente, falsa y perniciosa. ¿Por qué no hablar de religión y de dioses, además, del mismo modo que hablamos de política, o de futbol, o de cine, o de cualquier otro tema?

    ResponderEliminar
  22. Gracias, Clemente. Sigamos pensando.

    Sigamos haciendo aquello que buena parte de los creyentes parecen incapaces de hacer: distinguir lo divino de lo humano, la iglesia del estado, la ciencia de la fe, sin destruir nada de lo así diferenciado, sino antes bien, defendiendo su coexistencia pacífica de cualquier agresión.

    Parece un planteamiento sencillo, neutro, carente de descalificaciones y henchido de voluntad integradora, y sin embargo nos vemos permanentemente obligados a defendernos de unos ataques feroces. Qué triste y absurdo...

    Para terminar, una paradoja histórica. Bajo el imperio romano, los primeros cristianos fueron torturados, perseguidos y asesinados por un pueblo pagano. A TODOS, incluidos ateos y agnósticos, nos parece un horror que no debería repetirse, aunque Hitler, ante la pasividad - incluso complicidad- de católicos y protestantes, reprodujo con creces ese espanto sobre los judíos. Por otro lado, el cristianismo ha perseguido durante siglos a los ateos (llamadnos paganos si queréis), y todavía no he oído ni leído una disculpa siquiera hacia nosotr@s. ¿Tiene lógica eso? Yo no se la veo...

    Cordiales saludos y paz en los ánimos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo contigo Olga,

      Saludos!

      RB
      @raguniano

      Eliminar
  23. La razon es obvia, necesitamos deshacerno de esas criaturas magicas y de las religiones, tenemos que luchar por que en el futuro la humanidad no tenga estas creencias absurdas, la unica forma es hablando y exponiendo la verdad, para que poco a poco cada quien entienda, esa es la razon.

    ResponderEliminar
  24. Estimado Clemente,
    Es mucho lo que se puede aprender de tus escritos. Este en particular es bien enriquecedor. ¿Por qué los ateos hablan tanto de Dioses? Podría haber muchas respuestas, y las que planteas son las más relevantes. En mi condición de agnóstico me he hecho esa pregunta muchas veces también, y es que me gusta el tema, es como filosofar con uno mismo. Hay tanta información, tantas verdades y tantas falsedades al respecto (estas últimas generadas por las religiones) que uno podría pasar toda la vida en la búsqueda de esa “verdad”. Algo tengo por seguro, prefiero pasar el resto de mis días en esa búsqueda que conformarme con simplemente "creer" según los lineamientos de una religión (como lo hace la mayoría), ya que eso sería traicionar mi propio intelecto.
    Felicitaciones y sigue adelante exponiendo tus ideas!
    Un abrazo,
    Rafael Baralt
    @Raguniano
    @RBaralt

    ResponderEliminar
  25. Aparte de autovalidarse y hacer catarsis, ¿que utilidad tienen artículo y comentarios? Pregunta típica del enfoque pragmático que lastra a la humanidad desde las edades de la escasez hasta hoy. Si dios existe, por definición es ajeno, indiferente e inmune a cuanta elucubración, teoría o creencia albergue su creación pensante sobre su realidad divina. Si no existe, el hecho explicaría el mal en el mundo pero no la existencia del mismo y del resto de lo que "es", incluyendo la idea humana de dios y la necesidad de ese dios. Lo que está claro es la necesidad del hombre común y corriente de protegerse contra los de su especie, que usan a la religión, la moral,la fe, la alienación, el poder y el fanatismo, para convertirse en depredadores de sus congéneres. Invito a reflexionar debidamente sobre la interacción de las creencias religiosas con las demás variables de la vida humana,ajustar esa reflexión a la propia vida, y abandonar el tema para dedicar energía vital a temas y empresas más convenientes por menos estériles. Un cordial saludo ateos, agnósticos, creyentes y los otros! Gustavo Lobig http://lobigus.blogspot.com/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya leyendo tu comentario, no me quedan ganas de visitar el blog que publicitas aquí tan gratuítamente. Entre tanta oratoria has falseado y tergiversado dos conceptos claves.
      Si existiera el dios que los creyentes pretenden hacer creer al resto de la humanidad, para nada sería ajeno, indiferente e inmune a nuestras elucubraciones, todo lo contrario, la ira, la cólera, el orgullo y la soberbia le cegarían hasta el punto de condenarnos, castigarnos o aniquilarnos como hizo en tantas ocasiones por no orarle y obedecerle, ¿o es que piensas que la edad lo habría ablandado?. Por otra parte, el hecho de que no exista no es la explicación a los males del mundo, estos se deben a muchas otras causas y ninguna divina, empezando por los genocidios llevados a cabo en su nombre y terminando por las catástrofes naturales, sin olvidar las barbaridades que se siguen cometiendo a diario por el afán de poder, el cual no ha dejado de estar ligado a sus representantes. La existencia del mundo y de lo que "es" tampoco necesita de entidades divinas para ser explicadas, para ello está la Ciencia. La idea de los dioses es inculcada por los hombres a otros hombres y en absoluto son necesarios, como prueba la gran cantidad de ateos que vivimos perfectamente sin esa necesidad.

      Eliminar
  26. Genial artículo, no podría estar más de acuerdo.

    ResponderEliminar
  27. alucinante ! fantástico ! que mente abierta tienes ! por fin encontré alguien en el mundo que piense como yo sobre las religiones el fanatismo y la hipocresía
    aunque creo y amo a DIOS, COMPARTO MUCHO DE LO QUE DICES.
    GENIAL LO LEERÉ TODAS LAS VECES QUE SEA NECESARIO, ESTE ARTÍCULO NO TIENE DESPERDICIO
    FELICITACIONES!

    ResponderEliminar
  28. Hola, buen artículo, pero me llama la atención que en algunos comentarios se reclame libertad de culto, sin embargo esperen un estado que no atienda ni a musulmanes, ni a católicos, ni a evangelistas, los ateos no necesitan esa atención, son autosuficientes; y el estado, tiene que atender a todos, sean budistas, ortodoxos rusos, rumanos o seamos protestantes, incluso apoyando economicamente esas empresas, mas aun cuando en tiempos difíciles, se "nacionalizaron" bienes de los católicos de modo unilateral, creo que por eso les dan ciertos beneficios economicos. Con respecto a Dios, definitivamente no todos son creyentes, bueno o malo, no lo se, pero menos mal que ya no tenemos que creer, nadie nos obliga.

    ResponderEliminar
  29. Muy buen articulo! es el primero q leo, estoy muy d acuerdo con el tema del adoctrinamiento d los niños, para mi, eso es abuso infantil...
    Un Saludo desde La Plata , Argentina. =)

    ResponderEliminar
  30. Yo también pienso que las religiones influyen mucho en la toma de decisiones en muchos gobiernos y en el que hacer de la vida.

    Que mejor ejemplo de lo que ocurre en el medio oriente, pues no se quiere reconocer al pueblo palestino como un país soberano, y mezclan la religión y la política en forma descarada.

    El aborto terapéutico también es rechazado y así muchas cosas que traban al ser humano en su desarrollo. Y esto se hace por el poder que siempre quieren tener las personas que están al frente de las religiones en el mundo.

    ResponderEliminar
  31. Que hermoso artículo! y que maravilloso es saber que hay allá afuera y en todo el mundo personas que tratan de entender su existencia, que dudan, que preguntan y que no se conforman con aceptar lo que se nos dice o lo que se nos adoctrina constantemente. Saber que cada vez más vez somos más y que la comunidad atea crece inevitablemente hace que me sienta aliviada y me da esperanza en la humanidad.

    luciadelagarza@hotmail.com
    Monterrey, México

    ResponderEliminar
  32. Excelente artículo... Por cierto, no todos los ateos hablamos todo el tiempo de Dios. Es como entrar a un taller mecánico y afirmar que todos los coches se descomponen. Muchos de mis amigos no saben que soy ateo y no por que tema decirlo, sino porque no me han preguntado. Claro, de vez en cuando suelto algún comentario cuestionando la religión pero con la intención de hacer reflexionar, pero no tanto como para participar activamente en alguna campaña anti-religiosa.

    ResponderEliminar
  33. cómo hacer para que el mundo ateo no se justifique desde imágenes tan infantiles de lo religioso? Acá se habla de la "imagen y semejanza" con una interpretación que ni un nene puede darle a la frase. Qué significa imagen y semejanza para el mundo o alguno de los mundos creyentes? o bien ¿en qué parte se dice que el castigo por el incumplimiento de una de las mencionadas "prohibiciones" será el fuego eterno? y si se dijese, eso por si solo anula el concepto de dios o más bien unas formas de hacer de tal o cual iglesia? Por otra parte, conoce o se reconoce la lucha de muchas comunidades creyentes por la creación de estados laicos? No sabe el autor, por ejemplo, que en Chile esas peleas las dieron muchos masones, los cuales siempre creyeron en dios? El debate sobre la divinidad y la trascendencia merece más, un poco más de esfuerzo, pues dar por cierta una creencia o no creencia, es un temazo!!!

    ResponderEliminar
  34. Los ateos que hablan de dioses cometen el mismo error que los creyentes a los que critican: Se creen en posesión de la verdad, quieren convencer al resto de esa verdad. No importa que ese resto esté muy feliz en su fe, no importa porque están equivocados. Y por supuesto, no es posible que los del otro bando sean inteligentes, eso los haría válidos como opinantes. Por tanto, no los son. Están abducidos desde niños, no piensan y no deciden, son borregos y no es necesario tan siquiera tenerlos en cuenta. En esa forma de pensamiento, los creyentes rezan por los ateos, piden a su Dios que los atraiga al conocimiento verdadero, que es lo mismo que hacen los ateos cuando hablan de dioses: Ratificar su opinión, rodearse de gente que cree (digamos que no cree) lo mismo que ellos y tratar de atraer al resto al conocimiento verdadero del que están tan seguros. Que no haya diversidad simplemente porque lo mío es la verdad, los que piensan distinto son... ¿tontitos?

    El ser humano, en definitiva...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El error lo cometes tú, los creyentes como tú creen estar en posesión de la verdad acerca de sus dioses, los ateos como yo no creemos estar en posesión de la verdadad acerca de vuestros dioses, estamos seguros de poseerla.
      A mi no me importa en absoluto que tú creas en un dios o en ciento, o que creas en las hadas o en el ratoncito Pérez, pero sí me importa y mucho que tus creencias pongan freno a la evolución de mis conocimientos, y lo que es peor que interfieran o pretendan interferir en mi libertad a la hora de elegir con quien me caso o con quien me acuesto, si decido tener o no tener hijos, que denigren a la mujer por ser mujer, o que intenten a toda costa educar a mis hijos en sus doctrinas y para colmo de males patrocinado y subvencionado con el dinero de mis impuestos.
      A los que queréis o necesitáis dioses para vivir, perfecto, pero en vuestra casa o en vuestra iglesia, lejos de las instituciones públicas que me representan, lejos de la educación de nuestros descendientes, lejos de mi dinero y lejos de las leyes que me gobiernan, entonces seguramente estaremos todos contentos y no tendremos necesidad alguna de hablar de vuestros dioses ni de convencer a nadie de la mentalidad infantil que demuestra creyendo en seres imaginarios.

      Eliminar
  35. Gracias Clemente Muy buen artículo. Compartí frases de este en mi cuenta de facebook Gracias nuevamente

    ResponderEliminar
  36. Impecable artículo Clemente, puedes erigirte en mi portavoz para estos temas porque suscribo todo lo que dices y además me gusta y mucho la claridad y sencillez con que lo expones.
    Da gusto leer a alguien como tú.
    Saludos.

    ResponderEliminar